jueves, 3 de marzo de 2011

Ego


Folie no se encuentra. Le han reñido tanto por sacar los pies del tiesto que ahora no sabe dónde colocarlos [aún así, se prefiere perdida a plantada en el puto tiesto].

Exige ser amada. Por encima de todo lo demás. [por encima de todas las demás]
Exige sexo.

No quiere mendigar afecto ni tampoco el roce de una barba en la cara interna de los muslos.

A Folie toda la vida le han dicho que es muy independiente.

Por sus ojos y sus oídos pasan mujeres que se olvidaron de ser quienes son. Mujeres sensibles a las señales de los demás pero no a las suyas propias. Que para ser queridas tuvieron que querer muchísimo, tanto que se le diluyen contando sus vidas vacías de algo que no sea amor no correspondido. [humanas sin violencia, Sara, humanas que olvidaron qué desearon alguna vez para Su propia vida]

Folie hace dos meses que no lee un libro que no tenga que ver con su puto trabajo. Y se marchita, y ella lo sabe [que se le acaba el oxígeno si deja pasar los días sin palabras]. Aún así llega de las librerías con páginas sin personajes ni historias.

En su cuerpo quedan las huellas de las irresponsabilidades, de sus excesos. También en sus ojos, alguna persona intrascendente se lo ha dicho. Folie se lamenta de que todo se pague tan caro.

Folie sabe que la dignidad de una no está en los ojos de los demás. Sabe que puede vestir como quiera y hacer lo que quiera [lo que su armonía le dicte]. A veces, sin embargo, le cuesta defenderse de las miradas de los otros [y le tienta el tiesto, donde todo está tan estipuladito que hasta parece fácil].

Folie quiso ser sanadora. Y también bruja. Ahora se acuesta soñando con irse muy lejos, no sabe dónde, escapar con su escoba y buscarse entre los pliegues el orificio de la bala.

Folie, al cabo, es una ingenua que cree encontrará la brújula.

Pies manchados de tierra, cerámica rota, tiesto pateado, hojas marchitas.

5 comentarios:

  1. Vale. Dime un título. Lo tomaré no sólo como un regalo, también como salvavidas.
    Y sí, des-ahogo.

    ResponderEliminar
  2. "la dignidad de una no está en los ojos de los demás"... que ciertas palabras...

    Bonitas relexiones de alguien que se llama Folie y le gusta Nietzsche :)

    Gracias por esta lectura

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Es más fácil tener los pies en el tiesto.Ser como uno quiere siempre es difícil,lo que no significa que no merezca la pena.
    Te deseo todo el sexo que necesites.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. No creo que necesites ninguna brújula. Seguir con coherencia no es estar perdida. No siempre hay que ir hacia delante, puede haber otras
    direcciones, no? Y qué mejor que transitrarlas descalza y vestida cómoda. Yo del amor mejor no digo nada, aunque creo que casi se está mejor sin él (el de pareja); un problema menos...
    Un beso, Folie.

    ResponderEliminar